El Toro de Barro

El Toro de Barro

lunes, 22 de octubre de 2012

"Cántico a la creación", de Carlos de la Rica




ntico de la creación

    

  Por qué seguís tenaces, con las manos
abiertas
tocando mi sotana,
instándome a que os diga por qué Dios se puso a sembrar estrellas por los  
[vastos dominios del Padre
si es tan sencillo mirar a lo largo,
llevarse la mano al arco de las cejas y dejar los ojos así
mirando?

     ¡Oh amigos, amigos! He oído vuestros gritos preguntándome.
¿Atenderéis si os hablo?
¿Veréis a Dios caminar despacio, detenerse en las esquinas,
saltar los arroyos, cual un niño travieso pronto a divertirse con el juguete 
 [recién hecho;
arrojarse al mar para sacar los peces,
siempre hermoso, con sonrisas como anillos discurriendo por su boca,
siempre montando en su carro de oro, con su manto de púrpura  
[y dos yeguas mellizas?

       Nosotros deberíamos estar allí.
A hurtadillas asomarnos al primero,
y hablar muy alto para decirle a Dios:

     Otra vez repetir el paisaje, las zarzas, la rama del pino,
el sol persiguiendo la noche, amándola,
deseando poseer sus ojos como centellas,
sus pies ligeros como corzas cubiertas con gasas negras.

     ¡Oh amigos, amigos! ¿Resulta tan bello para mí rozar el manto de dios,
con frecuencia pulsar de improviso sus bordes,
dejar olvidado en las zarzas un cachito de amor para avanzar al cielo,
inclinarme al rezo con frecuencia
y, alguna vez, soñar que estoy palpando pétalos con rosa!

     ¡Oh! Los dedos de Dios tamborilean jubilosos
la piel del paquidermo gris.

     Vienen los brotes, las hojas de laurel para coronar al héroe,
la yedra se hace para la impaciencia de la tapia;
esa inmarchita hoja para bogar con un pájaro encarnado;
se alinean diestramente los álamos detrás de los caminos
y seres nuevos quedan expuestos como una lámpara de aceite.
El humo hurga la piedra, la altura y la recubre,
y el sauce se inclina humilde, pobre mendigo golpeando las puertas.
¡Ah! ¿quién sino Dios os puede ofrecer manzanas?
Pero, ¿quién sino el poeta ofrecerá los vinos mejores de pétreos lagares o las
[viñas terrosas del Señor?

     Dios os conjura para apoyarse en vuestros hombros,
Para regalarnos también hilillos de su propia fragante cabellera,
sacándose de su mismo bolsillo monedas de oro para dotarnos luego.

     ¡Oh! Vosotros: mirad bajo la hierba a la hormiga impacientar los músculos, ligera moverse, sus piernas aquietar así que encuentra azúcares que la rosa en
  [su cáliz alberga;
miradla trepar al árbol y acribillar su piel con flechas,
odiar la tormenta que atosiga la entrada,
andar de un lado para otro –temblona, vacilante- preguntando por el  
[convento o la abadesa.
     
     Quizá la montaña se escape; caiga telegrameando sus columnas
en amplios horizontes de tierra por donde el trigo crece.

     ¿En qué constelación se retorcerán las nubes para horadar el crepúsculo?
He aquí lo que es la airada mano de Dios, guadaña
con cuyo gesto tiemblan langostas y los senos no crecen ya más.

  Viene Dios.
Y a lo lejos se enlaza
la imagen del vacío a través de los pájaros;
las pupilas detiénense mirando arrancar la carroza real,
tirada por bestias nobles que, impacientes, arriman a la tierra la boca
escoltada por el gozo de haber comprendido que Dios la penetra.
Dios ha bajado al jardín para cortar lirios amarillos,
una a una contar las crías del ganado,
pasearse deslumbrador con la aurora para decir muy alto:

            ¡Oh amigos! Los toros se levantan salvajes, golpean furiosos el suelo,
haciendo notar al universo que han nacido para cornear al viento, hostigarle,
para incluso vedarle el gozo de voltear la briznilla de hierba.
Dios parece encorvado, siempre alerta en la investigación de adivinarse  
[a sí mismo lo que piensa.
Ahora empuña el aúlico emblema, entretanto ordena a los ángeles
se alejen a incendiar con burdas estofas las mejillas de los astros,
trasmutar las fórmulas,
sostener que la espiga es un escolar que suma de prisa.

            ¡Oh! Veo correr los potros, libres, frenéticos,
marchitando los pliegues de luna en la pradera,
predestinados a piafar colmadamente por donde se mecen
los aúreos rayos del sol, tal un príncipe indio.

            Y Dios se inclina, se semihunde por la tierra,
para crear colores,
para dotar con ellos a las cosas,
para pintar las cosas con pinceles,
para borrarles las cuatro dimensiones del desorden.
A la redonda mariquita incendia de granate;
Luego
moja el pincel en negro y la fustiga a lunares.
A la verde ranita predice los juncos para que viva oculta en sus raíces;
a los insectos deja
que canten a fines del invierno;
y se emociona un poco al escoger la alberca para apoyar sus nevadas  
[sandalias.

            Amigos,
yo entiendo ahora,
comprendo por qué Dios se acerca a remedar al chopo,
tildar de mimos a los ríos;
por que Dios coma pone de lunas a los huertos
y derrumba la flor contra el ocaso,
para que estrellas tiemblen en la altura.

     Dios se siente feliz, dichoso,
 porque el perfume existe,
existe la alquimia, el precioso muchacho,
porque la barca flota pidiéndonos oraciones,
porque los santos andan de prisa,
porque besan las frutas cuando chocan,
porque el perro roza aquellos ecos.

 
    Sus dedos brillan como la nieve en los canchales;
sus ojos son vilanos que en cráteras se acuestan,
el manto, hilera de olivos o granados.
Oh amigos, seguid pidiéndome que os traiga esa preciosa
piedra.
No es bastante todavía.

     Pero Dios se mueve flotando hacia otros mundos,
poniéndose en los brazos una graciosa pulsera de labrado marfil
enhebrando la aguja con hilillos de plata
para coser la rama al tronco del árbol,
zurzir ligera la torre a la rosa de los vientos.
Sueña en punzar libros larguísimos que contengan versos diáfanos, 
[transparentes,
espléndidos cristales donde la muerte no entre.

     Mas
las aguas se alejan ahora,
arqueando aún más los montones de arena;
túrbanse los crepúsculos, ángeles asoman para beber su vino.

     Allí os desea Dios:
Su caballo pasea piadoso los bosques del Líbano,
los naranjos preguntan su nombre cuando pasa;
las mañanas se arropan un poco con calor, otro poco de frío,
y hay tardes que huyen del lado del mar.

     ¡Ah! ¿Quién es el que hace subir de la nada los buitres?
¿Quién llama a los vientos y enciende el racimo de uvas?

     Levantaos, amigos, Dios está repitiendo su cuadro;
las fuentes brotan dichosas para regar los tilos
y sus duendes se esparcen hasta besar raíces.


     Todo está ya hecho.
Sólo el desierto espera la pisada
y las aguas se mecen en olas tontamente.

... De nuevo os invito al silencio con el dedo en el labio.
... Mi Dios sigue pensando todavía.
¡Cerrad los ojos!

... Como una roca cruda después de la marea
a solas, con el sol, existe el hombre.




Publicado en la revista Poesía española (XXIX), en 1954, 
y recogido en su libro




Otros poemas de La Casa
Otros poemas de Carlos de la Rica




Otros poemas en torno a la
Creación:

"Salmo 104", de David (Versión de Reina Valera)

Psª Maya: Cantos de la Creación, Popol Vuh (Versión de Miguel Ángel Asturias).





 Grandes Obras de
El Toro de Barro
 Salomón, "El Cantar de los Cantares" Versión de Carlos Morales Col. Cuadernos del Mediterráneo. Ed. El Toro de Barro, Tarancón de Cuenca 2003. edicioneseltorodebarro@yahoo.es
Salomón, "El Cantar de los Cantares"
Versión de Carlos Morales
Col. Cuadernos del Mediterráneo.
Ed. El Toro de Barro, Tarancón de Cuenca 2003.
edicioneseltorodebarro@yahoo.es














2 comentarios:

El Toro de Barro dijo...

Jamás he visto un poema sobre la Creación más bello que este. Carlos lo publicó por primera vez en 1954, en la revista Poesía de España, cuando todavía era un seminarista. Pero sé por él que comenzó a escribirlo mucho tiempo antes, tomando como referencia iniciar el Cantar de los Cantares y en el empeño de construir una obra dramática, un auto sacramental. Yo se lo escuché leer repetidas veces, en su casa o en el teatro de Segóbriga, y recuerdo que no cesaba de moverse, de señalar a las cosas, de acariciar el agua imaginaria que corría bajo sus pies. De hecho, creo recordar, aunque no puedo asegurarlo, que era su intención representarlo con el grupo de teatro de vanguardia que regentaba este raro sacerdote. En todo caso, cualquier lector se dará cuenta que estamos ante un poema insólito, único en su género, ya lo miremos como parte de la poesía religiosa o como parte de un proyecto humanizador de carácter social que mereció que le abrió las puertas de la gran revista Poesía de España.
Bueno, Carlos, querido amigo amigo, a volar, a volar, a volar...

Myriam dijo...

He quedado cegada ante una hoguera luminosa (algo así dice Delmira Agustini en un poema). Y como no encuentro palabras, acudo a las fuentes de la poesía:

“De la grandeza y hermosura de las criaturas
se llega, por analogía, a contemplar a su Autor”
(Sb. 13, 5)

"En tu luz aprendo a amar.
En tu belleza, a componer poemas.
Bailas en mi pecho,
En donde nadie te ve,
Pero yo si te veo, a veces,
y esa visión se convierte en mi arte."

Rumi, Yalal ad-Din Muhammad Baljí,
Poeta místico musulmán, persa,
de Anatolia romana (1207 a 1273 d.C.)

Gracias Carlos, por esta maravilla. Escribí un ensayo sobre la Creación y espero que algún día lo leas. Tiene mucho que ver con este poema de tu maestro Carlos de la Rica, que ya va siendo también nuestro maestro.